Un cuerpo que goza de un estilo de vida óptima, tiende a enfermarse menos, pero cuando los factores externos influyen, debemos tomar acciones inmediatas para poder continuar con nuestra rutina sin vernos afectados.

En esta ocasión, Salud Holística te trae una guía de remedios caseros para tratar la gripe común, que de seguro te ayudarán a sentirte mejor en menor tiempo y lo mejor, de forma natural.

1. Vitamina C

Según varios estudios realizados en la últimas tres décadas, se ha evidenciado que dosis altas de vitamina C es excelente para prevenir enfermedades ya que fortalece el sistema inmunológico. Pero si ya te encuentras con los síntomas de una gripe o resfriado, igual puedes darle una mano a tu cuerpo para reducir el tiempo de estas molestias con alimentos poseen un alto contenido de vitamina C, entre ellas tenemos:

  • Jugo de naranja: Extrae el zumo de dos naranjas, tómalo de preferencia en las mañanas al despertar para que tengas tu dosis de vitamina C ni bien empieza el día.

  • Zumo de limón con canela: Puedes poner a hervir una taza de zumo de limón y agregarle una ramita de canela para concentrar el sabor, y así en el momento en el que la tomes, podrás sentir el alivio en tu garganta y también te ayudará en la descongestión de las fosas nasales.

  • Té de jengibre y limón: Este té es un maravilloso expectorante, puedes beberlo tres veces al día, en pocas horas te irás sintiendo mejor.

  • Jugo de acerola o cereza: Puedes hacer este delicioso jugo batiendo un vaso mediano de cerezas en la licuadora con un poco de agua y miel, hasta lograr una consistencia adecuada. Esto te ayudará a reducir la molesta fatiga que viene con la gripe.

2. El descanso es una excelente alternativa

Trata de dormir lo más que puedas en los días que te encuentres resfriada para que la tu energía se enfoque en la eliminación del virus o bacteria que está residiendo en tu cuerpo. ¿Sabías que el sueño es fundamental para mantener un sistema inmunológico saludable?  El descanso juega un papel crítico en la respuesta del cuerpo a las infecciones bacterianas y víricas. Además de ayudarte a ti mismo, evitarás que el virus se propague ya sea en el trabajo o en casa; no olvides que siempre después de un lapso de gripe común, se deben cambiar y desinfectar las cobijas con las que dormías, así como también los implementos de la cocina como cucharas y tenedores con los que comiste, esto ayudará a eliminar residuos del virus en casa.

3. Una ducha caliente

La gripe por lo general viene con dolores musculares en todo el cuerpo, si buscas una manera de sentirte mejor, opta por una ducha con agua caliente, realmente te ayudará a relajar los músculos. Dale un plus a este remedio implementando unas gotas de aceites naturales de eucalipto, pino o limón, para despejar las vías respiratorias mediante el vapor.  Siempre al salir de la ducha procura no entrar en contacto de golpe con el frío, esto podría empeorar los síntomas de la gripe.

4. Gárgaras para desinflamar la garganta

Uno de los dolores más molestos que trae la gripe común, es el de la garganta, para eso podemos calmarlo con gárgaras de bicarbonato o sal de cocina, de esta manera: En un vaso de agua tibia disuelve cualquiera de estos dos productos y haz gárgaras de al menos 30 segundos cada una. Esto disminuirá la inflamación y reducirá todas las bacterias alojadas en la tráquea.

5. La tradicional sopa de pollo

Este milenario secreto que por lo general nos lo daban nuestras abuelitas, es infaltable. Científicos han demostrado que en efecto, la sopa caliente con proteína de pollo, ayuda de gran manera a reponer el ánimo y a calentar nuestro cuerpo, dándonos una sensación enorme de alivio.

6. Vinagre de manzana

Esta alternativa es increíble para usarla como un perfecto antibacterial. La acidez del vinagre de manzana al entrar a tu cuerpo, combatirá todo tipo de bacterias que se encuentren en nuestro interior a causa de la molesta gripe común. Para complementar este paso, puedes disolver el vinagre con miel en agua tibia. Sentirás los beneficios en pocas horas.

7. Toma mucha agua

La deshidratación es muy común en casos de gripe común, tu cuerpo se encuentra en un desequilibrio total y lo mejor es hidratarlo constantemente, bebe mucha agua para evitar que tu cuerpo se caliente en exceso y empiece la fiebre.

Los tés también son un gran aliviante siempre y cuando no tengas fiebre, como recomendación es mejor que optes por los tés cítricos, te hidratarán a más de darte alivio corporal.

8. Aléjate de las grasas saturadas

La comida chatarra es el peor enemigo de la gripe, lo que menos necesita tu cuerpo en este momento es más factores externos que lo hagan sentir pesado. Procura tener una dieta balanceada libre de sal, azúcar, alcohol y también leche, la leche activa la producción de la mucosa por lo que no se recomienda beber lácteos en lapsos de gripe.

9. No te mantengas en lugares cerrados

Las bacterias se reproducen rápidamente por lo que los lugares cerrados no te beneficiará en lo absoluto, mantén una ventilación adecuada, mas no te expongas a cambios bruscos de temperatura, es decir, no abras rápidamente una ventana o puerta, pues la transición de caliente a frío solo hará que los síntomas de la enfermedad progresen. Mantén el lugar a una temperatura regular, con la ventana o puerta parcialmente abierta.

10. Vaporizaciones de eucalipto

Este tip es simplemente maravilloso, te ayudará a descongestionar todo tu sistema respiratorio en una sola vaporización.

Pon a hervir unas cuantas hojas de eucalipto y cuando el agua esté en su punto, colócala con mucho cuidado en el suelo y cúbrete junto con el recipiente bajo una manta, el fín es que el vapor no se escape por ningún lugar, quédate allí hasta que sientas como la respiración mejora y todo el eucalipto ya haya hecho su trabajo. Por último y con mucha precaución, cubrete con la manta y dirígete a descansar sin quitártela.

Con estas opciones que te acabamos de brindar, podrás darle a tu cuerpo una sanación totalmente natural e integral. Siempre es importante conocer nuestros síntomas para saber cuando es una gripe común y cuando ya es necesario que acudas a tu médico de confianza. Si empiezas a sentir dolores excesivos en tus articulaciones o la fiebre sube y no mejoras, corre de inmediato a tu centro de salud más cercano.