¿Qué es lo primero que se viene a tu mente cuando se habla sobre estar saludable? Seguramente asumes alguna de estas dos respuestas: No estar enfermo o verse como un atleta de élite. Pero estar saludable es mucho más que esas dos respuestas; y cuando además incorporamos la palabra “holística,” abarcamos con consciencia todos los aspectos de nuestro entorno, ¿te dejé más confundido? ¡tranquilo!, te explicaremos por partes.

¿Qué significa Salud Holística?

La palabra holístico tiene una definición etimológica del griego “holos” que significa “todo” y el sufijo “tico” que significa “relativo”, por lo cual la unión resulta en una relatividad a todo.  

El todo es más que la suma de sus partes - Aristóteles

Entonces, cuando hablamos de una Salud Holística, estamos comprendiendo que todas las partes del Ser humano están íntimamente interconectadas constantemente. Nos centramos en la persona, tanto en los aspectos físicos, como en los emocionales, mentales, espirituales y sociales. Esta totalidad es la unión de la mente, cuerpo y espíritu; significa que el Ser humano es una totalidad, no la suma de las partes; algo que explicó el gran filósofo y científico Aristóteles, 300 AC.

Salud Holística, un estilo de vida

La salud holística es una forma de llevar nuestra vida a un nivel integral, en donde el Ser humano está en un estado de mayor conciencia respecto a su accionar y al impacto que este tiene en todo nivel, ya sea en la relación con su entorno, como en sí mismo. Esta filosofía de vida que se practica desde hace miles de años en la región oriental, nos deja una enseñanza maravillosa y trascendental, en la que debemos mirarnos como seres completos, unificando  nuestro bienestar físico, emocional y mental.

Llevar un estilo de vida con un enfoque holístico significa que comprendes que todo lo que piensas, lo que comes, lo que practicas, lo que sientes, son todos un reflejo de algo más grande. Por ejemplo, para sanar una enfermedad, no solamente buscas aliviar los síntomas sino que miras todo el panorama, tanto la parte bioquímica como la parte mental y emocional. . Elegir cómo mirar la vida, hacer consciente tus pensamientos, desear tener una relación armoniosa con todo lo que nos rodea, es un paso muy grande para iniciar a cambiar nuestra calidad de vida y es esto a lo que nos invita la salud holística.

¿A quiénes va dirigida?

A todos los que estén dispuestos a mejorar la relación consigo mismo y con los demás, sean niños, niñas, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad. El aprendizaje jamás culmina, y más aún cuando se trata de una comprensión integral de quiénes somos y cómo nos relacionamos con nuestra parte mental, física, emocional, espiritual y social.


Los 4 niveles para vivir holísticamente

Se trata de encontrarse con uno mismo, y para hacer esto debes conocerte mejor. Empieza descubriendo cuáles son tus fortalezas y tus debilidades. Honra tu Luz interna y también reconoce tu lado oscuro, somos los dos, somos energía positiva y negativa, somos el yin y el yang. Empieza hacer pequeños cambios en tu hogar y entorno, en las cosas que piensas, en tu elección de comida, y en tu percepción de lo que es el todo y el balance. Observa, sin juicios, sólo observa. Cuando nos miramos como seres completos, podemos integrar esas características especiales que incorporan estas 4 niveles de la persona: físico, emocional, mental y espiritual, en una sincronicidad y armonía para nuestro bienestar integral.

A un nivel físico, aprende a apreciar tu cuerpo en su totalidad y escúchale, él es muy sabio y te mandará señales. Esos malestares o dolencias que sintomatiza tu cuerpo, en realidad son mensajes que te está mandando tu cuerpo. Si sientes un imbalance en uno de los 4 niveles, tu cuerpo lo refleja.

A un nivel emocional, deja ir de las cosas que no te sirven, de las relaciones o situaciones tóxicas. Si ya sabes que no te sienta bien, por qué sigues ahí? Empieza a discernir lo que realmente te molesta, pregúntate no solo por qué te molesta sino para qué? Qué necesitas aprender, recuerda que tu eres tu propio Maestro. Solo debes sintonizarte con tus emociones e intuición, y los mensajes saldrán a la superficie con más facilidad. Escoge en dónde inviertes tu energía y trata que sea para algo productivo.

A un nivel mental, todo lo que crees que sabes son solamente imágenes que se proyectan en tu mente basadas en creencias que has aprendido desde que naciste. Cambia tu percepción, tus patrones, tus creencias y los juicios. Llena tus mente con pensamientos positivos, mírate con Amor y mira a todos desde el corazón.

A un nivel espiritual, conéctate con la naturaleza, mira a la luna y las estrellas, agradece al sol que nos abriga todas las mañanas, contempla y reflexiona acerca de tu propósito de vida.

La salud holística tiene características especiales que incorporan esos tres elementos que nos hacen un Ser humano: Cuerpo, Alma y Espíritu, en una unión de armonía y prevención de todos los aspectos negativos que la vida nos pueda dar, también a cómo saber reaccionar ante las situaciones inevitables.

Ser seres con el entendimiento de esa conección con el universo y con todos los seres vivos que hay en él, nos ayuda con la sensación de unanimidad, es decir, nos hace conscientes de que somos parte de un todo, con propósitos específicos, entre ellos, el llegar a ser personas de armonía y balances energéticos.

La salud espiritual, aunque a menudo es el aspecto más olvidado, es en realidad el objetivo final de una salud holística, y conduce a una mayor concientización del Espíritu. Llegar a conocerse y sintonizarse con esta guía Divina en todas la áreas la vida diaria, reducirá los sentimientos de miedo y te proporcionará una mayor capacidad para amarte a ti mismo y a los demás incondicionalmente.

La manifestación más visible del espíritu está en la naturaleza, donde nos encontramos e interactuamos más plenamente con las energías primarias de la vida en las formas de la tierra, el agua, el fuego y el aire. Es por eso que la relación del Ser con su entorno medio-ambiental es vital para despertar más la consciencia y lograr niveles de armonía más sostenibles.

Una persona que integra su mente, cuerpo y espíritu con consciencia transmite notoria felicidad y paz, es un una persona que se da el permiso de fluir con la vida y la naturaleza.