De seguro muy poco has escuchado sobre los alimentos liofilizados o deshidratados, y está bien, son términos poco comunes, pero que implican beneficios maravillosos para nuestro organismo.

Ponte cómodo y descubre estas maravillas, estoy segura que al terminar de leer este blog, saldrás de inmediato a comprar algunos, para comprobar lo que te contaremos.

¿Qué son los snacks liofilizados?

¿Qué pensarías si te digo que este tipo de productos sirven de suministros para los montañistas, viajeros y en especial para los astronautas? de seguro ya tienes en mente el potencial nutricional que este tipo de snacks puede ofrecerte.

Se trata de un procedimiento aplicado en diversos alimentos, que deja consigo snacks saludables y deliciosos, popularizado en nuestro país a tal punto de que cada vez son más las personas que los incluyen en su día a día, ya sea en su media mañana o media tarde, aunque, el horario es lo de menos, ya que este tipo de alimentos tienen ciertas características que lo hacen ideal para cualquier momento del día, tales como la conservación mucho más prolongada de nutrientes y vitaminas, la reducción total de ciertas bacterias que se producen normalmente, la sublimación de aditivos ni conservantes, la recuperación de las propiedades del alimento al rehidratarlo y más.

Pero, sabemos que te estarás preguntando qué de diferente tienen estos snacks a los tradicionales que encontramos en cualquier tienda, pues la gran diferencia radica en la forma en que se procesa.

  • En primer lugar se congela y se descongela el alimento pasando por el vacío y a presión atmosférica baja.

  • Posteriormente se remueve el hielo por sublimación, aplicando calor en condiciones de vacío.

  • Finalmente los snacks están listos para ser empacados y distribuidos

Quizá con esta explicación tengas un poco más claro el tema, pero en resumen los snacks liofilizados son un exponente clave de la preservación de alimentos para beneficio de nuestro cuerpo, que nace de un proceso que requiere máquinas especiales que puedan bajar la temperatura y así, lograrlo.

Otro dato curioso sobre este proceso, es que se ha venido practicando durante siglos. La liofilización tiene sus orígenes en el Imperio Inca, esto ocurría en el altiplano andino, el cual, por cierto, está a 4000 m sobre el nivel del mar, ya imaginarás entonces las temperaturas que se daban en el lugar.

Allí los pobladores elaboraban un producto denominado Chuño, resultado de la deshidratación de la papa, la cual era muy consumida por la comunidad.  La técnica consistía en dejar las papas cosechadas sobre el suelo, las bajas temperaturas hacían que la papa se congele, y durante el día dejaban que el sol y el viento seco creen condiciones especiales necesarias para que se produzca el cambio de estado del agua desde el sólido al vapor, sin pasar por la fase líquida, realmente sensacional.

Los alimentos que se pueden liofilizar van desde carne bovina, quesos, vegetales y más. Pero los favoritos de la actualidad son los snacks liofilizados de frutas, ¡riquísimos!

Ahora bien, es muy probable que existe confusión o cierta relación con los alimentos que son deshidratados, pero déjanos hablar un poco de ellos y luego te planteamos sus grandes diferencias.

¿Qué son los snacks deshidratados?

Este tipo de snacks se caracterizan porque se llevan a cabo mediante un proceso por el cual se elimina todo el agua que contengan, procurando mantener cambios mínimos en las propiedades de los alimentos, en este caso de las frutas o vegetales. Al eliminar el agua de los alimentos reducimos su volumen, peso y tamaño, por lo que su transportación es mucho más práctica y a su vez, evitamos la proliferación de bacterias.

Este procedimiento suele ser un poco más casero, ya que existen formas de deshidratar los alimentos y en especial las frutas.

En primer lugar se seleccionan y se lavan muy bien los productos.

Luego se colocan las frutas en pedazos en una rejilla

Después, se calienta el horno entre 130 a 160 grados e introducimos la rejilla procurando poner algo debajo de ella, para que no existan problemas al respectivo goteo que van a producir las frutas.

Finalmente se espera de 2 a 4 horas dependiendo de cómo veas las consistencia de las frutas, para poder retirarlas y disfrutarlas.

Al ser alimentos deshidratados, se elimina un 90% de su olor, puede ser fácilmente llevado al trabajo, a la oficina o a cualquier lugar, no debes preocuparte por que su sabor cambió ni nada por el estilo, por el contrario, al usar esta técnica se potencia el sabor de toda fruta. La piña, fresas, banana y el kiwi, son las frutas favoritas para deshidratar.

Diferencias entre ambos tipos de snacks

  • La principal diferencia está en que en la liofilización no hay agua ni humedad, lo que impide que todas y cada una de las bacterias puedan subsistir. Así, los alimentos se pueden conservar fácilmente un año, en cambio, en la deshidratación, no se elimina el total del agua existente, por lo que no se puede preservar los alimentos por largo tiempo y tampoco conservan el sabor original.

  • Las dos alternativas de snacks te ofrecen muchos beneficios saludables y te dan la oportunidad de probar sabores inigualables, pero si lo que deseas es algo con 0% de agua y con alto valor nutricional, tu mejor opción es los snack liofilizados.

No te quedes con las ganas de disfrutar de snacks que realmente te ayuden a mejorar tu digestión, deshidratados o liofilizados, lo importante es que tomes conciencia sobre tu alimentación y aprendas sobre la variedad de productos saludables que existen en el mercado, a tu gusto y necesidades.

Actualmente existen ya a nuestro alcance, en los supermercados más grandes del país, marcas que venden snacks liofilizados y también deshidratados, es cuestión de ir acomodando a nuestro día a día cada uno de ellos.